CIGANA, POR EMERSON C MATOS